¿Cómo realizar mantenimiento preventivo al aire acondicionado?

Cuando instalamos un aire acondicionado, debemos tener en cuenta que debemos realizar el mantenimiento preventivo con cierta frecuencia.

De esta manera, garantizamos que el equipo funcione adecuadamente, mejoramos su rendimiento y evitamos la aparición de posibles averías.


¿Como se realiza el mantenimiento del equipo de aire acondicionado?

Hay que tener en cuenta que el mantenimiento de nuestro aire acondicionado debe hacerlo un profesional, en caso que sospechemos que el equipo no funcione correctamente,
el técnico verificara la instalación del equipo, el estado y el rendimiento del equipo que no existan fugas de refrigerante o elementos que obstruyan las salidas de aire, etc.

La unidad interior del aire acondicionado requiere de un mantenimiento sencillo que puede realizar el usuario del equipo, se deben realizar periódicamente limpiezas a los filtros y al desagüe del equipo de aire acondicionado. De esta manera evitamos que la suciedad se acumule en los filtros y en la unidad interior, lo que provocaría que el rendimiento del equipo baje, se produzca mayor consumo energético e incluso provocar fallas o averías.


¿Es obligatorio realizar el mantenimiento del aire acondicionado?

El artículo 15 del Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE) indica lo siguiente: «Las instalaciones térmicas se mantendrán de acuerdo con las operaciones y periodicidades contenidas en el programa de mantenimiento preventivo establecido en el «Manual de uso y mantenimiento» cuando este exista». En el caso de los equipos de aire acondicionado, sí nos indica la obligatoriedad y conveniencia de realizar una revisión de los equipos así como su frecuencia.

A continuación mencionamos los pasos a seguir para realizar el mantenimiento preventivo de manera adecuada:

1. Limpiar los filtros de aire acondicionado

Los filtros que contienen los equipos de aire acondicionado realizan el filtrado del aire absorbiendo las partículas de polvo y otros elementos, para evitar que estos lleguen al interior y mantienen el aire limpio.

Por esta razón, es conveniente realizar una limpieza periódica de los filtros de aire acondicionado, por lo menos una vez al año.

Para realizar la labor de mantenimiento, debemos abrir la tapa del aire acondicionado, detrás de la rejilla encontramos los filtros del aire acondicionado. Habrá que extraerlos para realizar la limpieza de filtros de aire acondicionado.

Para realizar el mantenimiento de los filtros tienes dos opciones:

a. limpiarlos con una aspiradora para eliminar el polvo y restos de suciedad que pueda haber.
b. usar agua fría para limpiarlos completamente. En este caso, ponerlos a secar a la sombra, nunca al sol para evitar deformaciones (luego podrían no volver a encajar en el aparato).

Una vez limpios, se vuelven a introducir los filtros de aire acondicionado en el equipo en la misma posición y el aire acondicionado ya estará listo para funcionar.


2. Limpieza del desagüe del split.

La utilización de los equipos de aire acondicionado en modo frío hace que dentro de la unidad interior se produzca un proceso de evaporación que hace que dentro del sistema se vayan acumulando unas gotas de agua.

El desagüe es un tubo fino por el que cae el agua por su propio peso. De no limpiarse cada cierto tiempo, el agua acumulada podría provocar malos olores, aparición de bacterias o producir avería en el funcionamiento.

Si percibimos que el desagüe se ha atascado o está en mal estado, debemos soplar con fuerza por el tubo puede ser una solución sencilla, aunque en instalaciones más centralizadas, el acceso a este tubo puede ser complicado.

En este caso, puede que la solución sea cambiar el tubo del desagüe.


3. Limpieza de la unidad interior y exterior

Limpieza general de la unidad interior

Para garantizar su correcto funcionamiento, evitar la proliferación de bacterias pero también para mantener la estética del equipo, es conveniente realizar una limpieza superficial de la unidad interior, usando los productos
adecuados (no abrasivos).

Mantenimiento de la unidad exterior

La unidad exterior contiene alguno de los principales componentes técnicos del aire acondicionado: compresor, intercambiador, refrigerante. Las unidades exteriores se colocan casi siempre a la intemperie, por lo que es
conveniente revisarlas y limpiarlas superficialmente de forma regular para que no se produzca acumulación de suciedad y garantizar que ningún agente externo esté obstruyendo el paso del aire ni las rejillas del ventilador.

En caso de que la unidad exterior cuelgue de la fachada, es muy importante verificar el estado de los soportes del equipo para evitar accidentes.


4. Control de fugas de refrigerante

Es necesario supervisar que en el equipo de aire acondicionado no se produzcan fugas de refrigerante. Esta operación siempre debe de ser realizada por un tecnico instalador que disponga del certificado de manipulación de gases refrigerantes,

Es importante que estas actividades las realice un técnico con experiencia y que cumplan con todas las certificaciones requeridas para instalación de equipos de aire acondicionado.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.